Una farsa civilizatoria, una tribu caníbal en la llanura pampeana, un delirante policial amoroso coronado por un gaucho zombie gay, un pueblo del litoral, una singular reescritura del mito de la Difunta Correa, el desierto sanjuanino.

La espada de pasto, volumen que inaugura nuestra colección Gallinero, reúne las obras Piedra sentada, pata corrida; La piel del poema y La madre del desierto. Una trilogía fundamental para pensar los movimientos de la literatura dramática contemporánea. Un ruido nuevo que interviene el espacio, una vibración inédita. Como si escribir se tratara de crear distorsión. Ignacio Bartolone profana sin deudas. Establece un vínculo parasitario con la historia nacional, la cultura popular, la narrativa y la poesía. Como inversión de esa voracidad instala un vacío: una fuerza central, magnética y con hambre que arrastra todo lo que hay. Ahí su gesto, su fe ciega en la invención de mitos y por tanto de palabras.

La espada de pasto de Ignacio Bartolone

$10.500
La espada de pasto de Ignacio Bartolone $10.500
Entregas para el CP:

Medios de envío

Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Una farsa civilizatoria, una tribu caníbal en la llanura pampeana, un delirante policial amoroso coronado por un gaucho zombie gay, un pueblo del litoral, una singular reescritura del mito de la Difunta Correa, el desierto sanjuanino.

La espada de pasto, volumen que inaugura nuestra colección Gallinero, reúne las obras Piedra sentada, pata corrida; La piel del poema y La madre del desierto. Una trilogía fundamental para pensar los movimientos de la literatura dramática contemporánea. Un ruido nuevo que interviene el espacio, una vibración inédita. Como si escribir se tratara de crear distorsión. Ignacio Bartolone profana sin deudas. Establece un vínculo parasitario con la historia nacional, la cultura popular, la narrativa y la poesía. Como inversión de esa voracidad instala un vacío: una fuerza central, magnética y con hambre que arrastra todo lo que hay. Ahí su gesto, su fe ciega en la invención de mitos y por tanto de palabras.